lunes, 18 de octubre de 2010

Tu corazón florece

Nacer de nuevo, nacer desde el corazón de la muerte.... se titula un poema de Rosa Chávez, quien también escribió "Que mi corazón florezca cuando deje de bombear tinta roja, que le salgan espinas pequeñas y flores amarillas, que lo pinten con nij y le hagan dibujos de animales y pájaros bicéfalos", Rosa también fue parte de la iniciativa de organizar el festival Tu corazón florece para celebrar la vida de Lisandro Guarcax y exigir justicia por la ignominia de su asesinato. Animal y pájaro bicéfalo, tal cual, esa condición vida-muerte, celebración-luto, gozo-dolor, nuestra historia no es maniqueista, es bicéfala, no somos una cosa u otra, somos ambas. 
El domingo 3 de octubre seguí por el Stream la transmisión de la primera fecha de este festival, desde el parque central de Sololá, el domingo 17, pude verlo en vivo en el parque central de Guatemala. Lo que vi entonces, lo que viví entonces es justo lo que el nombre del festival ofrecía, florecimiento de corazón, abrirse lentamente el pecho como la tierra (con lo que duele)   y brotar la flor, una que se intuye, flor bicéfala, flor amarilla, flor de muerto. 
Este festival va bastante más allá de la idea de "conmemoración", no responde a la muerte con el arte, dialoga con ella, celebrar la vida es una forma de dialogar con la muerte, exponer a todo pulmón que la muerte no es problema, la injusticia es el problema, el asesinato es el problema, el crimen, el odio, la mentira es el problema. La muerte es también la tierra, también la flor, también la espina, lo otro, la deuda pendiente, con Lisandro, con las víctimas de todos los días, con la violencia y su correlato simbólico en nuestra cotidianidad, la deuda pendiente con los desaparecidos y con los aparecidos (en los diarios), con todo lo que no se ha dicho, con lo que se omite y se replica. Si la historia ha construido un espeluznante amplificador de silencio, puedo afirmar que Tu corazón florece tenía unas grandes bocinas amplificando muchas voces, que nacían desde la muerte. Mi admiración, mi respeto y mi gratitud para la banda que lo organizó, con todo el dolor de la tierra que se nos parte en el pecho, aquellos, ustedes los que lo organizaron, nosotros los que lo vimos-vivimos, florecimos desde nuestras muertes. 


foto: Lilo Euler

5 comentarios:

Rosa Chávez dijo...

Gracias por esta nota llena de fuerza, de belleza, de honestidad. Que la poesía siga siendo grito, susururro, lamento y carcajada, muerte y nacimiento...maltiox Julio Serrano Ri ak'u'x Nikotz'ijan

manifestaRte dijo...

Sin palabras... gracias Julio.
RI AK'U'X NIKOTZ'IJAN LIS.

paloma

Lucha dijo...

Saludos Julio y Rosa...

Anónimo dijo...

Que buen festival, ojalá que el otro año se siga con esta iniciativa. Se ve la expresión del pueblo maya.

Marco dijo...

Julio, muchas gracias, hermoso y profundo texto.