jueves, 22 de octubre de 2009

después de una celebración que parece histórica

El martes fue un día bello, ajeno de alguna manera al número que le correspondía. Aunque el número 20 tiene algo, un ingenuo equilibrio quizás. Desde mi casa podíamos escuchar algo como arengas, lejanas, al parecer bastante lejanas. La fiesta del lunes estuvo muy bien, bailamos, chingamos, carcajadas, amigos, bien, una buena forma de reunirse a partir de la fiesta del mes. Definitivamente el objetivo de esta fiesta era tomar distancia de la nostalgia y tomarnos un par de tragos y pensar que el 20 de octubre puede convertirse también en algo más.
Fuimos a comprar un helado y nos encontramos a uno de los líderes de la pandilla del Terrible quien atinadamende comentó "y qué onda, domingueando en martes". Paramos en el parque y los quince minutos que planificamos escuchar el concierto de Mejía Godoy se convirtieron en el toque entero. Una cámara hubiera sido clave, pero definitivamente se viven muy distintas las cosas con una cámara en la mano, esa noche mis manos solo querían estar tibias, con A. Sonó la misa campesina, y comentábamos cuán fuerte han de haber sido esas canciones en su momento clave, pensaba en los colores rosados que ahora usa Daniel Ortega y aunque me encanta el rosado, era triste escuchar "pero ahora que ya sos libre nicaraguita, yo te quiero mucho más".
J: Es increible, nosotros no tenemos un imaginario musical que nos identifique.
A: Ni eso, puro silencio, no llegamos a la música, seguimos en el silencio.

3 comentarios:

Lester Oliveros dijo...

Lo unico historico, apreciado y tolerante julio Serrano, fue la goma que me dio por dos dias luego de esa parranda de advenedizo...ajaja. Gracias por el tiempo de conversacion del que no me recuerdo nada...jajja
nos vemos para la cena del camarada Roberto. Saludos.

Prado dijo...

y contacto entonces? no significó nada para vos?

tumba la casa?

me llego la historia.

Duff Man dijo...

Yo no olvido a Contacto, y escucho al Gordo y a la Gran Calabaza. Fue bueno recordar días igual de tristes, la noche anterior al 20, ¡gracias por las fotazas!