miércoles, 30 de septiembre de 2009

Un post para la calma

Hay días agitados, estresados, grises y no por ello malos. El trabajo, los pendientes, los pendientes acumulados, los diputados y una esperanza rancia de que no se caguen en el futuro del aparato de justicia, poco probable, más de lo mismo, pa qué vergas. Empieza a oscurecer rápido y cuando salís de la oficina ya es de noche, eso no es bonito, tomar un taxi para evitar el trámite cotidiano para abrir la puerta de tu casa y olvidar la billetera en el taxi, llamar para cancelar las tarjetas, sentarse a fumar un cigarrito en son de paz con uno mismo, pensar en A. y apretar su mano. Cerrar la ventana laboral por unas horas. Abrir las ventanas, solo abrirlas. Hoy amaneció lloviendo, sin embargo me pareció hermoso, la belleza era un vestido color turquesa amanecer. 

4 comentarios:

Issa dijo...

momentos turbios, buenos, disfrutables... momentos memorables al fin... Abrazo!

El Vigilante dijo...

Esa es la vida maestro... Saludos.

Lorena Flores-Moscoso dijo...

No estropear el día por una raya en el coche lo que esta metáfora pueda significar...abrazos julito.

Lester Oliveros dijo...

Que final, lujo de FinalFigth!