miércoles, 4 de febrero de 2009

Otto, el espeso


Los taxistas son los oráculos. Ellos lo saben todo. Ellos lo ven todo. Ellos agitan sus llaves de chuchos mágicas y lo consiguen todo. Por eso hay que tenerles respeto, por eso siempre hay que verlos a los ojos y estrechar su mano con dignidad, porque ellos siempre tienen una cámara en el cerebro que captura nuestras almas.
Salía de la oficina medio apurado y enérgico. Caminar un par de cuadras para cruzarme la roosevelt y parar un taxi como es costumbre cuando voy tarde, osea, casi siempre. Luces de emergencia, ventana abajo y un leve gesto hacia el exterior “¿a dónde lo llevo?”, lo veo y no puedo creerlo, el man era Otto, el chófer del bus escolar de los simpson, que decidió volverse taxista, con sus colochos, su gorra y sus audífonos, con una mirada de metalero de los ochentas víctima del acné. Me subí y empezó el tushte con la pregunta-fórmula del copiloto parlanchín “y qué onda mano, todo el día en el taxi?”, de ahí se sueltan, la dejan ir hasta donde el copiloto les parezca cómplice.
Corte A
Una vez subí a unos vatos en la zona 10, y me llevaron al arenal por la zona 14, me llevaban con un machete en el cuello, iban bien jalados, el dinero les valía verga, “hoy sí te morís pisado”, y en el camino en el carril contrario venia una patrulla y me le atravesé abrí la puerta y me tiré del carro. Les metieron la verga
Corte B
Iba un don con un chavo va de alegarse mano, y yo “no es mi pedo”, y moví el retrovisor para no verlos. Al rato ya no se oía nada, cuando miro los dos manes dándose una grannn socada, calculá.
Corte C
Íbamos para la zona 21 con el chavo cuando el loco sacó una pistola y me pidió que apagara el carro y trató de disparar, el cerote saber qué le había hecho que se le quedó trabada. Se bajó, “tuviste suerte chavo”, y dejó olvidada la mochila, el man regresó somatando la pistola que se le había chingado “solo vengo por mi mochila” y se safó.
Corte D
Un viernes me pararon cuatro putas acá mirá (pasando por montúfar), las llevé a comprar mierda y a comer, me invitaron a sentarme con ellas y a las 3 am me dicen “cuánto al puerto”, “500 varas”, y fuímonos. A las 4 am llegamos al puerto, me pidieron que las llevara a un hotel, en la habitación una de ellas sacó una pantaloneta y me la dio, para ponerme cómodo. Salí de ahí hasta el domingo, juntamos las 3 camas y cual rey, dormí, bebí y cogí con 4 pulgas.
Corte E
La chava me llegaba un montón y me dice “mire y luego cuando el ceviche me haga efecto qué hago, mi marido no está”. Total la fui a traer a su fiesta de cumpleaños “vamos a Mariachis”, y nos fuimos, ya en mariachis le entró la rectitud del hombre y me la llevé a un motel. A las 6 am la entré cargada a su casa. De regreso iba por el periférico y dije, voy a cerrar los ojos este pedacitos solo para descansar la vista, desperté por el ruido del árbol en el motor y el dolor del timón que se me ensartó en el estómago, pasé 5 días en el intensivo. Tan coche uno va vos.

Dale, agarrá los cincuenta por la conversación.
No, no le pregunté su nombre, él era Otto.

12 comentarios:

Luisa F.S.C. dijo...

jajaja me imagino a ese otto. Yo tuve a la versión femenina de Otto en la U. un mate de risa.
Slds.

LuisRo (P*!!!) dijo...

bueno ahora esperemos la transmisión de tu episodio por el HBO en, taxi cab confessions: Guatemala.

la-filistea dijo...

Me hiciste el día Julio!! Los taxistas son la mejor medicina.

Un abrazote!

Anónimo dijo...

DESIDERATA DE LA FELICIDAD

Anda plácidamente entre el ruido y la prisa
y recuerda qué paz puede haber en el silencio.

En cuanto es posible, y sin rendirte, mantén buenas
relaciones con todas las personas.
Dí tu verdad tranquila y claramente;
y escucha a los de mas, incluso al aburrido
o al ignorante; ellos también tienen su historia.

Evita las personas ruidosas y agresivas,
ellas son molestas al espíritu.

Si te comparas con otros,
puedes volverte vanidoso y amargado,
porque siempre habrá personas más grandes
y mas pequeñas que tú.

Disfruta de tus logros así como de tus planes.
Mantén el buen interés en tu propia carrera,
aunque sea humilde;
ella es un verdadero tesoro
en los cambiantes azares del tiempo.

Ten precaución en tus negocios;
porque el mundo esta lleno de trampas.
Pero no por eso te ciegues a la virtud que pueda existir;
hay mucha gente que lucha por altos ideales;
y en todas partes la vida esta llena de heroísmo.

Sé tú mismo.
Especialmente no finjas afectos.
Tampoco seas cínico respecto del amor;
Por que frente a toda aridez y desencanto
el amor es perenne como la hierba.

Recoge mansamente el consejo de los años,
renunciando graciosamente
a las cosas de la juventud.

Nutre tu fuerza espiritual
para que te proteja ante la desgracia repentina.
Pero no te angusties con fantasías, no te preocupes....
Muchos temores nacen con la fatiga y la soledad.

Junto con una sana disciplina,
se amable contigo mismo.

Tú eres una criatura del Universo,
no menos que los árboles y las estrellas;
Tú tienes derecho a estar aquí.
Y te resulte evidente o no,
sin duda el universo marcha como debe.

Por lo tanto, mantente en paz con Dios
de cualquier modo que lo concibas
y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones.

Mantén en la ruidosa confusión, paz con tu alma.
Con todos sus engaños,trabajos y sueños rotos,
éste sigue siendo un mundo hermoso.
Ten cuidado.

¡Esfuérzate en ser feliz!

Lucha dijo...

buen cuento, saludos

Maldita Realidad dijo...

Me gustan las historias principalmente de tipo urbano

Gabriel Arana Fuentes dijo...

En mi humilde aportación he de decir que los taxistas me caen en la verga. No por que se me metan enfrente del carro pues bien sabés que mi chofer... sí, el de la camioneta mercedez se las arregla con ellos, para eso le pago Q2 diarios (ida y vuelta). Sin embargo reconozco que su vida ha de ser bien cerota. En el año y medio que me la pasé desempleado recuerdo que pasó por mi cabeza hacerme taxista. Sé que suena jalado pero vamos, uno se desespera y claro, no tenía licencia. Ahora ... tampoco.

Julio Serrano dijo...

Luisa: jaja ya me imagino la versión femenina ha de haber sido algo como Lola la trailera ... abrazo

Pato: fijo, en cuestión de minutos tendré mi espacio jaja

Filis: y la peor droga también jaja siempre trucha puesn!

Anónimo: yeah, qué buen regalo, para un karaoke!!

Lucha: buena onda vos, y te juro que todo es verdad, no es cuento...

Maldita realidad: buena onda, la urbe ya es historia jeje

Gabriel: ya te imagino de taxista, ja, qué personaje "no mamaita, yo pisto no quiero!"

Alexxx dijo...

El corde D y E, estan buenos

PsicoLibelula dijo...

Que buenos cuentos, me moría por leerlos después que no me los quisiste contar en vivo jajajajaja
Ojala y no se le cruce a una ese Otto!!! jajajajaja

Pablo Bromo dijo...

Bonitío rey, la pura realitè!!!

Aunque la verdad pienso que sólo son historias de tu alterego taxista... ya te imagino con aquel tu aliento a indita, el libro de Pulp en la guantera, el olor a Drakar chafa, la minibola de disco dando vueltas y vueltas sobre el estampado de tigrillo y la de Rigo sonando en la casetera mientras le tratás de bajar el calzón reguetonero a la reinita mamasita de Caprichos...

Salú rey, P.

Juan Luis dijo...

Bunisimas historias Julio, estan buenas para llevarlas ala TV o cine, historias de un taxista. felicidades