viernes, 27 de febrero de 2009

3 cortos nacionales, hell yeah!


El jueves pasado por la tarde noche, “tuve la oportunidad” (como diría Diógenes), de asistir al estreno de 3 cortometrajes dirigidos y producidos por guatemaltecos. Sí, esta vez me interesa la nacionalidad porque también explica cierta carga discursiva a la que ya llegaré. Julio Hernández, Rafa 3 y Sergio Ramírez presentaron su trabajo bajo el bastante profundo y radical título de “lo hacemos porque nos gusta”, yeah, como debe ser, sobretodo en un contexto en el que las limitantes son la ley, y claro, hacer cine es, básicamente caro, pero igual, se pueden hacer piezas estéticamente alucinantes y discursivamente sólidas y llenas de fuerza, sin el apoyo de una megaindustria (que la verdad también hay que apuntarle a eso), porque, los 3 compadres la tienen clara, como muchos otros bróderes que conozco y que me incluyo, hacemos lo que hacemos porque nos gusta, nos fassssssscina. Cuando la prensa reclamó al genial corredor jamaiquino Usaim Bolt, que qué putas, que cuál era la risa cuando iba corriendo, que cómo se atrevía a burlarse de sus compañeros, el genio respondió tranquilamente “ah puta, me río porque me gusta hacer esta mierda, si no lo puedo disfrutar, no sirve”. ¡Hell yeah!
Volvamos al ruedo pues. La sala se empezó a llenar poco a poco, y poco a poco se fue socando y poco a poco se fue llenando la pared de atrás y las paredes laterales y cual megatemplo en domingo estaba atascada esa shit. Julio, el tocayo Hernández, dirigió una palabras con la sencillez y nerviosismo que lo caracteriza, pinche Julio, desde que vi De mi corazón un pedacito tú tienes, me convencí que el compadre es un poeta que le pican las manos atrás de la cámara. A mi lado un señor ciego y un tanto autista empezaba a alucinar, le pregunta a su acompañante que dónde estaban “en el cine”, “¡EN EL CINE!!!!!” Eufórico empezó a moverse emocionado, a respirar agitado, vaya imagen, cómo vive una sala de cine un no vidente.
Bueno, aclaro que tengo muy pocas herramientas para comentar los cortometrajes, así que me limitaré a hacerlo como observador.
En el primero que se presentó, Música de la ciudad, del querido Julio Hernández, pueden verse con facilidad tres características propias de su director: el uso del lenguaje cinematográfico como parte misma del signo que la pieza representa, la reflexión sobre la identidad guatemalteca a partir de sus evidentes porosidades, y el sentido del humor como ese bajtiniano juego de máscaras en el que el carnaval no es sino la sombra que por contraste muestra todo lo otro. El corto ambientado en el campo, y entorno a una tienda, trata de una muy particular rocola que solo reproduce música de la ciudad, dos campesinos indígenas uno que habla español y otro que habla solo caqchiquel (según recuerdo me dijo el actor que también sale en Gasolina en la escena del accidente). Un diálogo fulminante al inicio del corto, el indígena que solo habla español (¿acaso no es esta una profunda síntesis del ladino?) le dice al otro que solo habla su idioma “Mirá yo sé que no me estás entendiendo nada, pero algún día nos vamos a entender”, y le da un par de palmadas en la espalda. Vaya alegoría de toda la historia de nuestro país, fuf, una carcaja invade la sala en esa escena y claro, pq no, solo ojalá se haya visto cuánto significaba. Total, el corto con una fotografía increíble y con la cámara al hombro, con eltemblor y la respiración en la lente transmiten una intención muy íntima del director al tratar de contar esta historia, otra vez, un cortopoemaudiovisual.
El segundo corto, escrito y producido por Rafa 3, trata sobre una competencia en el autódromo los volcanes, ante la tremenda resaca de su piloto, el director del equipo toma una decisión inesperada que dará el giro al desenlace. Este corto, si bien no pretende contar una gran historia, sí es un muy respetable ejercicio de producción, y postproducción. Este es el primer cortometraje de este director.
El tercer corto, debut del amigo y compatriota quetzalteco, amante de la cumbia y de la cerveza cabro, Sergio Ramírez, el corto intitulado “Hoy sí”, es, básicamente, la mera verga. La ovación del público al fin del corto no es nada más que la materialización de lo anterior. Sergio construye una historia en una finca de café, en la que los colonos de la finca tienen que viajar al pueblo para poder escuchar los partidos de la selección de Guatemala en la clasificación a México 86, hasta que deciden comprarse una televisión para poder ver los partidos. Una cosa lleva a otra y la euforia futbolística chapina termina en una mega party, porque quizás hoy sí… La pieza de Ramírez es una pieza presentada con mucha sencillez, el truco está en el enfoque ingenuo de la historia, en esa forma tan relajada de hablar de esa necesidad colectiva de identificarnos y creer en algo. No sé decir con certeza qué fue lo que nos encantó a todos del corto, quizá ese lenguaje familiar y acogedor que maneja el corto, no lo sé con certeza.
Me perdí el corto de Chofo “Pohibido robar rosas”, que proyectaron esa misma noche, pero compré el dvd, nomás la mire les cuento.
En fin celebro que la banda esté produciendo salvaje, celebro esa radical postura de tratar de ponernos enla pantalla, de ponernos en imagen, en audio, celebro poder escuchar como hablamos, poder sentir por qué no nos entendemos, celebro el dolor de encontrarnos también dolidos en la pantalla, celebro el trabajo colectivo del cine, del crew, de los actores, celebro que estemos deconstruyendo nuestro lenguaje, nuestro rostro, celebro ese espejo quebrado que nos refleja y del cual, uno de los cristales es la gran pantalla de esta banda, salud Julio, Rafa, Sergio y Chofo, salud Mendel, Rosales, salud a los Comales, salud Benchoames, y claro, salud Alejo, Somoza y Panchito, mis bróderes de Cien Pies, que me han empujado a este alucinante mundo audiovisual.

ah, y por cierto, patojos, ayúdennos un poco, proyecten otra vez las chivas, sería genial volver a verla o para la mara q no lo ha visto!!

8 comentarios:

Mendel Samayoa dijo...

Como ya lo platicamos alguna vez en Cinestudio, te agradezco Julito que te dés el trabajo de escribir sobre el cine nacional. Lo que mas nos faltan son reseñas (bueno nos faltan un montón de cosas), críticas, puntos de vista y opiniones escritas acerca de nuestro trabajo para tener antecedentes. Celebro que nuestros escritores mas queridos, se acerquen a nuestro oficio y divulguen su punto de vista. Esto amigo, no sabés...(mas bien, vos si sabés) todo lo que nos ayuda! Gracias vos!!!

El Aguafiestas dijo...

Cachaste bien rollo. A mí también me gustaron. Y no porque sea mi amigo, pero el de Sergio me encantó. Me reí, me preocupé, me dio mucha ternura y melancolía. Orale.

El Vigilante dijo...

Bonita apreciación señorón don Julio. Y no es porque salga en él. Al contrario es ese sueño que tenemos todavía de ir a un mundial de futbol. Algún día... Salud

Miss Penny Lane dijo...

La verdad es que lo mejor de Hoy sí son las patojonas que salen... XD!

Lucha dijo...

Bien, Julio, me quitaste las palabras de la boca...!! y me reseñaste esa presentación en l aque me hubiera encantando estar.
saludos
LUcha

Julio Serrano dijo...

Mendel: buena onda mano, sí, hay que trazar los puentes, porque las artes ya lo tienen trazado, ahora solo falta que los artistas también vaa, pero fijo, seguiremos cruzándonos... abrazo

Lepe-aguafiestas: Sí mano, ternura y melancolía buena forma de describirlo, saludos mano

Allan: señor presentador jajaja, buena mierda papá... iremos al mundial pero de los pijazos jaja
salud

Penny-Lane: yeah esas patojonas, jajaja saludos

Lucha: fijo vos, lástima que no pudiste estar, pero bueno, seguro los llevamos a pana je, abrazo

Engler dijo...

De hecho estuvieron en Pana hace unas semanas, dos por lo menos, y una de ellas realmente mala. Hay que decir las cosas como son.

"En los pits" es muy pero muy mala, eso si, una buena copia de lo que hacen en Hollywood, pero de ahi nada...

Las otras dos, muy buenas...

LuisRo (P*!!!) dijo...

Le dejé algo en mi blog compa