jueves, 2 de octubre de 2008

Nada nos asegura sobrevivir en las sombras

Nada nos asegura sobrevivir en las sombras, a pesar de la costumbre, de los hábitos ámbar de los postes de luz , de las iglesias abandonadas a media noche, muy a pesar de estos pueblos fantasmas.
Hemos logrado conocer su lenguaje y bailar, big mamá la oscuridad, como las cocineras antiguas que nos cuidaron la infancia, que nos mandaban descalzos a reconocernos en la arena.
Nada nos asegurará el camino, ni el disparo tan preciso que aprendimos, ni la suerte tatuada en nuestras pieles como vírgenes de guadalupe vecinas del panteón familiar. Nos costó entenderlo, sobretodo esa noche en que dos hermanos pandilleros cuidaron de nuestras almas sin cartuchos, persignándose dedos largos y uñas negras sobre el pecho, “ellos vienen con nosotros”, decían señalando a los demonios.
Aquella noche aprendimos a olvidar la nostalgia de la luz, y a masticar naranjas en la madrugada, como el paso silencioso de un hambre penitente y clandestina. Igual, ese chavo, y su hermano, nos enseñaron sus tatuajes, en la espalda sea leía con claridad que nada, NADA, nos aseguraba sobrevivir en las sombras



a la noble memoria de gabriel, marvin, luisalberto, lucas y el orange..

5 comentarios:

El Kontra dijo...

Excelente maestro, estos broders viven con varias certezas de las que podríamos aprender bastante. Saludos.

Anónimo dijo...

Genial..master

A.Sánchez

gabrielWoltke dijo...

tarde pizado... pero haciendome presente:
ninguna mandarina sabrá igual a la de aquel broder, nada nos asegura que la mara no nos va a querer volver a hueviar el dinero de las cervezas, pero alli estamos mano...dando trotes sobre arenas movedizas.

abrazos broder.

Moniquita dijo...

LUJO mi querido Julius, PURO LUJO! :o) A usté esos temas sí le "sientan" re bien, fíjese! Cabalito le quedan! :o) Un abrazo!!!

Marvin García dijo...

yo recuerdo a los demonios,
abrazos hermano del alma