martes, 8 de julio de 2008

Pan con chomín: almuerzos ejecutivos


Creer que un almuerzo ejecutivo no es comer en la calle es un gran engaño, comer en el garage de una casa desconocida en la que para entrar al baño tenés que pasar saludando al nieto de la señora que juega entre los muebles setenteros de alguna colonia de la ciudad clasemediera venida a menos… comer en sillas plásticas, sobre mesas plásticas, con manteles que no son sino pedazos de plástico en platos de pollo campero robados, guacales para la sopa y posillos para el fresco todos plásticos, peor aún comer en un pedazo de duroport que es como comer sobre el popo de un robot, y desarmar el pedazo ese de cartón derivado del petróleo con cubiertos bastante inservibles que, otra vez, son de plástico.

Pero se hace lo que se puede, son los más baratos, y los principales culpables del desprecio generalizado al adobado, pollo asado, y al fresco de carambola. También son responsables de mantener en forma nuestra fauna y flora bacterianas desde el hocico mismo hasta la salida del puente del naranjo. Los comedores ejecutivos han ayudado la proliferación de apodos como “gordoepastel”, “bolsaecrema”, “la cuchi cuchi”, “pasito tun tun” y los ya clásicos “coche”, “gorda”, “rellenita” y “timbón”.

Yo les debo 10 años de almuerzos, 40 libras de diferencia (sí, yo era flaquito cuando salí del colegio), les debo salvarme de varias crudas, mantenerme rosadito y cachetón, y bueno, evitar hartarme manteca en papel, ahí me la como en plástico.

Pero no quiero dejarlos mal parados, se come rico, sobretodos los que tienen la sensatez de poner varios menús, además los almuerzos ejecutivos (y si les ponemos almuerzos secretariales?) son un buen pretexto para

a) chismear con la mara de la oficina

b) chismear con mara de otra oficina

c) coquetear con la mara de la oficina y de otras oficinas que llegan siempre a comer al mismo lugar

d) echarse un cuaje en la mesa del comedor

e) safarse el botón del pantalón

f) hablar de los freelance (nuna se hable de un freelance dentro de la oficina)

g) ojear la prensa

h) lavarse las manos (para quienes tengan esa mala costumbre).


En fin, en esos 45 minutos de tramiza, sentados al calor del plástico (¡qué necedad!), compartiendo con los amigotes o en la soledad de los platos sin ruido, la digestión, antes de regresar a la oficina, nos recuerda que a veces, solo de vez en cuando, necesitamos comer .

13 comentarios:

gilda María dijo...

JAJAJAJ BUENISIMO MI JULY..!! sabe.. me recordó de cuando salian a comprar el lunch con el zappo y demás.. jajaja o cuando en la mañana mandaban a pedir de comer!! jajaja pero una vez más lo felicito y le agradezco por regalarme esos 3 minutos de alegria que me da cuando leo sus ocurrencias!! jajajaj un abrazo y espero EL QUE ME PROMETIO QUE IBA A ESCRIBIR!! :)

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Lo contradictorio es que la mayoría que comemos almuerzos ejecutivos, no somos ejecutivos.

Salu pue.

Misifusi dijo...

Para encontrar un comedor decente y que cumpla con algo de expectativas en higiene y sea comible hay que pasar por muchos, prefiero traer comida de mi casa porque a mi parecer sale más barato y sabes que te estas comiendo pero igual a veces es rico un buen shuco. Saludos!

zcgt21 dijo...

bueno muy buen post, cada vez a la hora del almuerzo hay que ir a estos lugares o comedores me gusta mucho la comida que preparan ahí ademas es por cuestiones de tiempo para aprovechar estar con los amigos y por que no puedo cocinar para llevar mis alimentos al trabajo.

toto dijo...

que buena! tipo la rueda... pollito con crema, pollito con tomate, pollito con salsa... y una variada carta de pollitos con distinta salsa de bote. jajajaja para digerir esos almuercitos es mejor no ver el contexto por aquello del gusanito en la comida, la mosca en la sopa, el pelo en los frijoles o esa cosa fea que mordiste y que mejor escupis... mente en frio y deseo de alimentarse, para eso estan los comedores, por eso no pegaria la colocha con sus menus baratos en estos lares.. aqui las cochinadas pasan control de sanidad. jeje abrazo lai te speramos

La Filistea dijo...

Aquí hay que empezar (ya en serio) con la mala costumbre de lavarte las manos, con tantos virus olvidate!.

Popo de robot, ja, ja, ja qué ocurrencia.

¿Quieres que te guise un chicharron? creo que volvió a la menta otra vez!

Moniquita dijo...

jajaja... Eso de los comedores "improvisados" es un gran hitazo... Yo no puedo pasar enfrente de algún comedorcín de medio mala muerte sin que pare a comprar si afuera hay algún rótulo que dice "hoy chaw ming"!! HA! Lo máximo... :o) jajaja

Buen provecho pue DC!!! Un abrazo,
M

Staff - eze nika dijo...

abrazo mi julio... que el proyecto culinario está en la mente siempre, buen texto culey

Duff Man dijo...

Esa metáfora del duroport-popoderobot es lo máximo. Tendré que escribir algo sobre eso.

William Romero dijo...

Jaja! De verdad que es un muy buen análisis de nuestra realidad civil clasemediera. Buenisimo todo!!!

Anónimo dijo...

me gusta tu nueva ntb

Claudia Navas Dangel dijo...

Julito, ¿por qué no has posteado nada nuevo? se extrañan mucho tus historias, y también se te extraña en el chat.
un abrazo.

Anónimo dijo...

patojo ya no escribiste na?? que paso, como el mes lleva tu nombre te lo tomas de vacaciones o que ???
un abrazo
toto