viernes, 23 de mayo de 2008

Una vida sin carro: intro


Así es, no solo no tengo carro sino que no sé manejar. Menudo error, menuda verguenza, barbaridad la vida señoras y señores!!!, esas rueditas mágicas hacen la diferencia en demasiadas cosas, las rueditar propias, o las del papá-mamá-hermano-jefe en el peor de los casos son el transporte a la felicidad, o a algo que se le parezca.
Yo, solo alquiladas, camionetas, taxis o jalones son la historia de todos mis días, no hay día en que tenga que gastar un poco de caucho ajeno, de calentar ese extraño espacio del copiloto, ver todo del lado derecho, ver los retrovisores y jamàs ver nada en movimiento en ellos, siempre las puertas de atrás. Y bueno, la mayoría de la veces no ocupo el asiento del copiloto, es más, muchas veces ni ocupo asiento, me voy parado escuchando en mi frijolito algún disco que apague el puto ruido del motor del bus, maldita falta de ruedas, sí, mi condición clasemediera güanabi me reclama que no gaste tanto mis zapatos, que no llegue sudando a las reuniones de la mara, que no deje olvidadas mis cosas en carros ajenos...
por lo pronto no tengo más que, como buen shumo, compartirles a ustedes esta mi vida sin carro, ni moto, ni bicicleta, inicio con este una serie de post compartiéndoles mi mundo en el que goodyear solo puede ser el repuesto de la suela de mis chancletas...

a jp y disi

5 comentarios:

Cristian Mejia dijo...

Felicitaciones, asi no tenes que llevar en la conciencia que contaminaste al planeta con restos de algun carburante, de bajo octanaje y de altos pesos. En otros paises europeos especialmente es de mucho orgullo el usar los "carpools", las bicis, o simplemente caminar. asi que a ponerse comodo con los zapatos. Saludos! Yo ando en bici!!!! jajajajaja!

Wingston González dijo...

ups! otro abrazo que compartimos julio. a decir verdad, no me llama aprender a conducir o tener carro. útil será, pero de quererlo de verdad ya anduviera. así algo de fondo tiene la negligencia ;-) yo ya lo acepté: a patas, en bus, de jalón, porque andar en ruedas propias o guiadas por mí no me urge. abrazo.

Chicaborges dijo...

Un buen inicio de las crónicas urbanas con ojos de peatón, de copiloto, de pasajero. Otra visión. Con paso firme, buen motor, buen GPS y suelas goodyear. Abrazos Julito.

Ana dijo...

Y realmente te apena no ir en coche?? Yo me acabo de sacar el carnet, pero sigo yendo en metro a todas partes, y sigo teniendo la misma opinión de los viajes (por muy largos que sean): los mejores son los que uno hace en tren o autobús.

Un abrazo.
¡Nos leemos!

Julio Serrano dijo...

Cristian: Olvidate broder, me hicieron ecologista de a peso (por el bus), pero con lo q tiran de humo esas bellezas yo digo que gasto mi cuota contaminante jeje Gracias por la visita.

Wingon: a patitas propias compadre, sino podemos hacer una rifa de unos patines!!

chicaborges: con suela goodyear Lorex, ya sabès que cuando querrás doy servicios de gps telefònico jiji

Ana: imagino que en España la cosa es distinta, tendrías que ver nuestros buses, ¡Están vivos! Son como una especie de ogros de metal con cierta furia incomprendida por los que van en auto jeje.