viernes, 16 de noviembre de 2007

Yayay, días duros

Un poco por el trabajo de corrector frente al papel y otro montón por una condición que nos representa a demasiados, mi vida ha aprendido a conocer de cerca las marcas hechas con tinta roja (hay un discón de Calamaro que se llama así, es de tangos, recomendado). Cuando un signo se transforma y se pone en el más escarlata matiz, no por un rollo estético, sino porque bajó algún nivel de quién sabe qué y pasó a ser un signo en rojo, ahí pega el tirón la vida, se siente la patada.
No quiero ponerme dramático ni nada, es que este blog ya vi yo que en buena parte ha servido para reconocer algunos engranajes de la máquina, y la cercanía y amistad con muchos de ustedes ha motivado un alto porcentaje de estos post, pero bueno, sin ponerme demasiado exquisito, lo que quería decir es que cuando los números, el tono de la voz, la mirada, en el peor de los casos el día y, a huevos, las palabras, se ponen rojas, nunca falta la banda, la jauría, fijo, en los momentos más pisados siempre hay alguien que se mete al vergoloteo con uno y más de un buen pijazo recibe en el nombre del otro (oseasé yo), pero ahí vamos, gratitud infinita por los que han recibido en mi nombre y los que saben, los que de verdad lo saben y otro montón que no, ahí estará mi hocico servido para cuando podamos compartir un poco de esos rojos. Por lo pronto sin mayor protocolo la vida continúa con su descomunal gama de colores. Abrazo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias a vos compa que has recibido por mi, o al menos me has levantado luego de haberlos recibido yo... a veces sin saberlo... otras veces ha sido demasiado literal; abrazo tambien para vos broder.

Martin

Juan Pablo Dardón dijo...

Ojalá estés bien mano, sino ya sabés me llamás y vamos a verguiar al motivo de las enjundias o en el mejor de los casos, unos traguitos, jajajaja. Un abrazo bro!

Juan Pablo Dardón dijo...

Ojalá estés bien mano, sino ya sabés me llamás y vamos a verguiar al motivo de las enjundias o en el mejor de los casos, unos traguitos, jajajaja. Un abrazo bro!

Chicaborges dijo...

Julito, dejá que todo fluya que los karmasos llegan, por acá estamos también para los traguitos.

GabRiEl WoLTke dijo...

la puchica ya decia yo, si en tierras vecinas ya sentia que nos agarraban a trancasos... venimos intactos logico pues somos la clica temible... pero cualquier bronca como vos desis ahi estamos cuatro o los que se caigan de chapines pa sembrar terror cuando lo necesite, con camion o con tractor por supuesto