viernes, 22 de junio de 2007

4 lecturas emblemáticas:

Junio ya está en las últimas y a razón de algunos acontecimientos locales, Jullini su cronista cultural presenta a continuación el reporte de daños a partir de 4 lecturas emblemáticas en el imaginario de su colocho servidor:

Poesía versus:

Por tres años conserrecutivos se ha llevado a cabo esta muy particular lectura de poesía, la idea es que la poesía entre en juego con la música, suena simple, y lo es, pero el combo resulta interesantísimo.

La primera edición del versus fue Poesía vrs Hip Hop, en una hermosa discoteca bar dentro del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias (uff, lujo de lugar), cinco poetas leímos nuestros textos intercalando un selecto repertuar musical (que pasó por Café Tacuba, Frank Zappa, Edith Piaf, Molotov), luego otro par de poetas tiraron rollo y Básico 3 y Alioto Loco, (en esa ocasión sólo participo El Señor Rima) contrastaron su hip hopa con la lectura. Puro lujo esa onda, con el agravante que hubo un muy buen coctel que empezamos a disfrutar desde antes del evento, así para cuando tronaron los versos ya estábamos relajadamente sonrientes.

Al año siguiente Poesía versus Punk, con Alicia en el País de la Maravillas proyectándose en el fondo del escenario se leyó y se moshó pero con menos swing que el año anterior.

Finalmente, hace casi 15 días nos reunimos en la arena del versus a rifar versos, pero esta vez en un rollo electrónico cortesía del músico David Marín, impresionante la cantidad de gente que llegó, seguro más de cien gentes llenamos el lugar para escuchar a la banda, más lujo. Hay que reconocer que el evento se prolongó un cacho, y entre el calor y algunas lecturas demasiado largas se desgastaron nuestros jugadores en la cancha. Sin embargo, el versus parece seguir capturando la atención, con amenaza de replicarlo en Xela, cortesía de Grupo Metáfora, estaremos pendientes.

Poetas en Junio

(Complicado el rollo del género para los poetas ¿poetisa?, para fines prácticos no creo que haya problema en llamarnos, parejitos t´os, poetas) Justo a la hora que terminó el versus (jueves 14 a las 1830), salimos del bardisco para dirigirnos al teatro de cámara, un grupo de escritoras guatemaltecas, varias de ellas muy queridas amigas, organizó una muy particular lectura de poesía, sorpresa número dos, el teatro de cámara casi lleno (y en verdad que no era el mismo público del versus el que estaba ahí sentado, más de 150 personas en un teatro dispuestas a escuchar poesía: un aproximado de 250 gentes llegaron a escuchar poesía un jueves de aguacero, otro uff! por eso…) inició pasadas las siete una excelente lectura,

y sigue siguiendo el lujo:

- escenografía

- iluminación

- montaje

¡no hay nada como un discurso bien articulado!, el evento, con varias sesiones de ensayos previos, nos dejó a todos una muy satisfactoria sensación. En lo personal fue muy gratificante, creo que la principal lección fue precisamente esa “cualquier lectura de poesía —por públicas y colectivas— son representación textuales de un discurso, y como tal deben de producirse, de articularse de tal manera que la lectura sea un signo que represente y dialogue dentro de la dinámica cultural”.

La lectura performativa de las poetas sacudió. Los textos fueron leídos en ejercicios polifónicos e intervenidos por acciones que semantizaban la actividad como un mismo texto, a través del cual, leeríamos desde varias perspectivas la condición actual de la mujer en Guatemala (bueno es una opción de lectura, un ejercicio para este su cronista amigo), qué bien que les quedó muchades.

Versolaris

En enero del año pasado el Centro Cultural de España, a través del poeta amigo Alan Mills, organizó Versolaris, un ejercicio de lectura que replanteó a nivel textual la relación entre escritores y nuestra inevitable otredad. Efectivamente, el ejercicio consistió en reunir a un buen grupo de poetas guatemaltecos a leer en espacios alternativos (bares y lugares —salú—) pero a leer al otro, sí, cada poeta leería una selección de poemas de “otro” poeta, no leeríamos pues nuestros versos sino otros “muy ajenos” de nuestros “muy cercanos”. Era bien raro leer al “otro”, con tu vocecita lectora y teniendo a ese otro enfrente, a todos nos dio armonía, un saludable intercambio textual, que al fin y al cabo qué es la poesía sino la voz posesa de un otro intimando con otro que es él mismo… “no me andés con casaquitas”

Muesía

Y viene la parte más melancólica para este que escribe. En el 2003 y 2004 mis queridos amigos y compañeros de Xela congregados en lo que llamamos “Grupo Ritual” (chanfle, ahora que lo veo, qué nombrecillo) nos reunimos dos años seguidos cada sábado en el parque de las enfermeras en la ciudá altense para programar las culturales actividades que realizamos, entre ellas el festival de poesía del cual “Dos puños en la tierra” (2007) fuera la tercera edición. En el I Festival (2003) tuvimos una espectacular clausura del Fest., ensayamos 4 meses con los bróderes y en compañía del gran pianisti Roberto Pérez (otro broder) armamos un verdadero show poético.

Entonces un ingenuo y fervoroso fuego nos movía, leímos a varias voces y con una gran cantidad de juegos textos de varios poetas, se imaginan una esquizofrénica lectura de Girondo mientras en el piano sonaba una pieza de Ginasterra bien loca, ¡puta!, bien loca esa onda, todo en el Teatro Municipal de Xela, vaya si no es hermoso ese lugar, emocionante, debimos de haberla filmado, sobretodo el final donde el pianisti se lució con una pieza que compuso que se acoplaba al poema “Sensemayá” de Nicolás Guillén, un juego de voces, música y luces, lujo, en la última estrofa:

“mayombe bombe mayombé sensemayá la culebra

(el piano, las luces, la adrenalina)

mayombe bombe mayombé

(la ingenuidad, la energía, la esperanza de que lo que hacíamos serviría de algo)

sensemayá se murió

(el piano tocó la última nota y se apagaron todas las luces del teatro, ¡plop!)”

1 comentario:

Duff Man dijo...

Usted vive la poesía maestro, eso es de admirarse!