martes, 29 de mayo de 2007

Más anotaciones para la maquinita cultural... o sembrando flores en el jardín de los vergazos...

Sigamos.

Al final del conversatorio que les comentaba, luego de la tensa discusión académica, Ronald se acercó a Alan Mills y a mí para decirnos que siguiéramos echando punta a pesar de nuestras diferencias, lo decía dándonos una palmada en la espalda, afectivo, fraternal, el comentario cerró muy bien la noche, las diferencias personales se discuten en otro espacio.

Eso eso eso

Luego el jueves otro conversatorio muy interesante sobre estereotipos y prejuicios en la literatura, buen tema, escabroso. Los panelistas llegaron preparados, interesante el debate, sin embargo cómo cuesta dialogar en Guatemala, fuera de pajas, los invitados a la discusión eran frecuentemente interrumpidos por las risas y comentarios de unos bróderes que exigían hacerse escuchar, lastimosamente no era necesaria la exigencia, en el espacio era más bien molesta, y, además de que una buena parte de mi corazón estaba en ese escenario, me pareció tan molesta la seguidilla interruptora de estos chavos que en mis adentros pensaba “fracasamos, los métodos “civilizados” de resolución de conflictos han fracasado”, y me empecé a emputar, grueso, y no parecía ser el único. ¡Donde está la tolerancia por Dios!

Tolerancia:
Es un dato que nos dice que tanto (en porcentaje) puede variar el valor de la resistencia (hacia arriba o hacia a bajo) de su valor indicado.

Chanfle, qué difícil. Pero hay que irse limando grueso, la jerga de maestro de obras funciona tanto para las relaciones humanas: pulir, limar, barnizar, no sé, funciona.

Total que pasa todo el tiempo, te llaman la atención en la oficina y te la tomás personal, comentan tu libro, hacen un análisis crítico, te hacen un pregunta, te miran y todo parece personal, y no lo es, aunque lo sea, no nos conviene verlo así, es chance, el laburo, el chante, trabajamos en esto, escribimos y otros nos leen y leemos y otros escriben, claro es una dinámica entre humanos, pero no me hace ningún sentido llevar conflictos personales a un plano académico, profesional, qué sé yo, acá pasa con más frecuencia de lo que uno cree, hasta este mismo texto podría ser un ejemplo de ello… no sé, hay que relajarse y trabajar, articular la máquina, el tema, aunque sea un lugar común, son los nodos, los puntos de unión dentro de la matriz, bueno, seguiremos…

3 comentarios:

Alan dijo...

Buen rollo, July, qué bueno que estás comentando estas actividades y las lógicas en ella implícitas. Yo creo que por aquí se está definiendo la gente que de verdad tiene un discurso y lo presenta, de la que simplemente quiere arrebatar un espacio a fuerza de costumbre, fuerza o imposición...

Abrazo: Alan

Duff Man dijo...

Mr. Serrano: replico lo expuesto por Alan. Sacan de onda los hecklers, la mara que chinga en el publico, malintencionadamente. Un abrazo bro.

stephanie dijo...

Muy interesantes tus reflexiones y quizás una que llama más mi atención es sobre la crítica en Guatemala (si es que existe), en donde todos los comentarios en contra de tu texto son tomados de forma personal.

Creo que ese tipo de actitudes es algo en lo que nuestra generación debe romperse, es importante tomar nota de los verdaderos conocedores, que nos dicen a la cara las buenas y malas cosas de nuestro trabajo, en lo personal eso enriquece lo que hacemos.

Me agrada ver, que poco a poco va tomando forma el grupo de escritores de mi generación, felicitaciones por el espacio, estaré al tanto.